SUEÑOS egocentrismo ego o vehiculo de Dios

SUEÑOS – ¿EGOCENTRISMO O VEHICULO DE DIOS?

Los SUEÑOS son…
¿EGOCENTRISMO O VEHÍCULO DE DIOS?

 

Bíblica y proféticamente tenemos que soñar sueños. Dios podría cumplir su propósito con ángeles, pero ha decidido hacerlo con mortales, como tú y como yo. Por esa razón una de las mayores barreras para la expansión del evangelio entre las naciones son nuestras limitaciones. Limitaciones mental, la falta de Fe en que Dios puede hacer cosas mayores a través de estos simples vasos de barro, problemas de autoestima, complejos de inferioridad, falta de visión, falta de proyección, escasez de capacitación, proyectos y por supuesto, falta de grandes sueños…
Pero me alegra darte una noticia neotestamentaria, la profecía de pentecostés (Hechos 2:17, Joel 2:28):

VIDEO:

 

Hechos 2:17  Y en los postreros días, dice Dios,
 Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
 Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
 Vuestros jóvenes verán visiones,
 Y vuestros ancianos soñarán sueños;
Si bien es cierto que la señal de ser lleno del Espíritu Santo es hablar en otras lenguas, también es cierto que una de sus características innegable es que…

…vuestros jóvenes verán visiones,
 y vuestros ancianos soñarán sueños…
Soñaran sueños, tomemos en cuenta que está en plural, sueñossss. 1, 2, 3, …, 7, no lo limitó a 1 sueño, por favor no lo limites tú.
Ohhhh!!!! ¡Qué poderoso e inspirador es ver ancianos soñando sueños! Ancianos que en lugar de pensar en el epitafio de su lapida, el día de su velorio, las velas de su funeral o el día de su entierro, están pensando en hacer cosas grandes para la gloria de Dios. Ancianos que dice como Caleb:
…he aquí,  hoy soy de edad de ochenta y cinco años. Todavía estoy fuerte; tengo fuerza para la guerra,  y para salir y para entrar. Dame,  pues,  ahora este monte,… (Josué 14:10-12)

Dame este monte, dame a mí este monte, aunque te parezca ego, dame este conté y en este monte levántate en alto tu santo Nombre.

Ancianos de desafíos: Seguro que un anciano soñador despierta en un joven una visión. Un anciano que va retando montes, desafiando gigantes, afrontando problemas, despojando principados y conquistando ciudades.

Vuestros ancianos soñaran sueños, claro, porque cuando aún los ancianos sueñan sueños, los jóvenes son inspirados con visión. Ancianos sin sueños >> jóvenes sin visión. Muéstrame un padre resentido, amargado, negativo y te mostraré en sus hijos las terribles secuelas y repercusiones de su estilo de vida. Es complicado encontrar jóvenes optimistas, donde abundan ancianos pesimistas. Es difícil hallar una generación con visión donde los ancianos han sepultado sus sueños. Muéstrame un padre soñador y te mostraré un hijo con visión.

Desde los cuatro vientos, es el Espíritu Santo el que está soplando sueños sobre el valle de huesos sin sueños.
Ancianos, es el tiempo profetizado, es vuestra responsabilidad de soñar para marcar la pauta, influir, inspirar e invertir en esta generación de jóvenes.

No tengas miedo, anciano no tengas miedo, papá que no te espanten las canas, échale ganas. No te me achicopales mamá, para atrás ni para coger impulso. Olvida lo que queda atrás y extiéndete, sueña hacia lo que está adelante (Filipenses 3:13)
No tengas miedo. Muchos hemos estado paralizado por el miedo, así es, realmente a muchos nos da miedo soñar. Y menos aún, expresarlo. Porque si lo digo públicamente me estoy comprometiendo, y ese temor a quedar en ridículo, nos hace pensar que es mejor una vida quietita, pasiva, sin sobresaltos ni adrenalina. Porque soñar, no es roncar, soñar implicará pagar un precio para aterrizar eso que pintaste en las nubes, para que de la imaginación pase la acción, del plano de la ficción se convierta en realidad.

Al diablo no le conviene una generación de visión y sueños porque eso implica el mover del Espíritu de Dios. Y lo que precisamente necesitamos es su Espíritu en esta Generación (Hechos 2:17)

Al diablo no le conviene una generación de visión y sueños pues eso es, lo que el enemigo teme, el mover del Espíritu Santo en esta Generación (Hec 2:17) Clic para tuitear

 

Sueños de Jóvenes Universitarios

Ahora, quiero dirigirme a los jóvenes universitarios o que desean entrar en la universidad:

Por la gracia de Dios, reitero, por  la sola gracia de Dios, ÉL me concedió estudiar varias carreras universitarias, master y doctorado ¿Y sabes qué? puedo concluir que logré entrar en contacto con “eminencias” desde el punto de vista científico/académico con las que cotidianamente no entramos en contacto, tuve asesores de diferente cultura y procedencia: colombiana, rusa, europea, mexicana, japonesa entre otros. Les hablé de la palabra de Dios en varias universidades y en varios países.

Recuerdo una destacada ingeniera, de un temple bastante fuerte, ella se autodenominaba atea. Entablamos una conversación, le planteé en términos matemáticos y físicos el tema de la fe y la existencia de Dios; luego el futuro que, de acuerdo a la palabra de Dios, podría esperar para su vida y sus hijas en medio de esta decadente sociedad y después su eternidad; en medio de la conversación observé el efecto de la palabra de Dios, vi como las lágrimas de esta ingeniera caían al suelo.

Doy gloria a Dios por permitirme compartirte esta experiencia para animarte. Dios puede y va a usarte si tus sueños, lejos del egocentrismo materialista, están enfocado a engrandecer a Dios en medio de los hombres, su urgente necesidad de salvación. No estoy hablando de sueños para alimentar el -super yo-. No se trata de ambición individualista o avaricia antropocéntrica. Aunque quisiéramos engañar a otros, en el fondo, tú y yo sabemos si lo que anhelamos es solo por alimentar nuestro ego o vanidad; para satisfacer el -qué dirán-, copiar una moda o sencillamente mantener un cierto estatus Quo de tradición familiar o social.

Me es menester tocar una vez más el tema de los sueños para aclarar tergiversaciones del concepto y sentar bases para la apropiada percepción y uso que debemos hacer como cristianos, como jóvenes y como padres.

¿Sabes cuál era uno de los sueños de Pablo?, ir a Roma. Cuando miras lo progresivo y creciente de sus tres viajes, puedes trazar un círculo que te muestra la proyección que perseguía, su sueño era llevar el Nombre de Jesús a Roma, la capital del imperio. ÉL mismo lo reconoce:

(Romanos 15:23)  …deseando (soñando) desde hace muchos años ir a vosotros…

Pablo soñó con llevar el mensaje de salvación a Roma, Pablo soñó con España, murió soñando, que ni la vida, ni la muerte,… nada nos podrá separar del Amor de Dios. Pero sabes por qué Dios no hizo mucho más con otros, no porque eran inferiores, no, sino porque no eran igualmente soñadores, porque no eran hombres de sueños arriesgados e intrépidos, por el contrario, les costaba asumir una mayor visión, la expansión hacia un enorme paradigma fue presentada primero a Pedro, antes que apareciera Pablo, Pedro recibió la visión del lienzo, pero le costó asumirla.

Dios se valió de un arriesgado soñador, a este hombre le fluía por las venas sangre de retos, su corazón palpitaba al ritmo de los desafíos, además de la preparación, era un hombre de gran proyección. Osado al punto de perseguir al mismo Dios (Hechos 9:4), atrevido al extremo de darse coces contra el mismo aguijón (Hechos 9:5). Ojalá Dios me concediera ver ese tipo de jóvenes en mi generación, estoy trabajando y apostándolo todo por influir, inspirar e invertir en líderes con ese tipo pasión.

Padre de familia ¿temes que tu hijo sueñe en grande?, ¿te da miedo cuando tu hijo habla de ir a la universidad? Piensas: es que van a pervertir a mi niño, van a dañar la mentalidad de mi niña. He escuchado de padres cristianos que tienen miedo que sus hijos ingresen a la universidad debido a la tecnología, la ciencia o la filosofía. Otros padres temen por la oscuridad de la inmoralidad o el libertinaje. Pero la pregunta es ¿Quién debe huir de quién? ¿La Luz o las tinieblas?

Me parece escuchar la oración del Señor:
No te pido que los saques del mundo, sino que los guardes del mal.

¿Tienes miedo que le van a robar su identidad? ¿No crees que podría ser lo contrario, tu hija/o va a brillar en medio de la oscuridad? No es escondiendo la luz bajo la mesa, es sobre ella, cuando podemos impactar con la luz del evangelio. Cuanta más oscuridad, más fácil es brillar. Hoy hay muchos credos haciéndose pasar por cristianos, esta es la mejor oportunidad para que un verdadero joven cristiano pueda destacar y poner el Nombre de Jesús en alto. Allí donde hay medio-cristianos, puedes marcar la diferencia, convertirte en un referente de verdadera cristiandad.

No podemos pedirle a nuestros jóvenes que apaguen su cerebro y dejen de soñar. Fue Dios quien los diseñó con esa facultad intelectual. Más aún, esa dotación es un regalo espiritual que puede hacer la diferencia entre la mediocridad o una vida con propósito. La diferencia entre un joven generacionalmente encadenado, amargado, frustrado o un joven que se siente espiritual y personalmente realizado. Nuestra tarea debe ser prepararlos y equiparlos para que vuelen más alto. No podemos pedirles a los que nacieron siendo águilas que actúen como gallinas.

No podemos pedir a nuestros jóvenes que apaguen su cerebro y dejen de soñar. Dios los diseñó con esa facultad intelectual, es un regalo espiritual. Clic para tuitear No podemos pedirles a los que nacieron siendo águilas que actúen como gallinas. Clic para tuitear

Por eso, estoy preparando varios materiales para ayudar a los jóvenes universitarios, pues, ni ellos, ni sus padres, deberían tener miedo a la universidad. Te adelanto algo, los padres de Daniel, Ananías, Misael y Azarías confiaron en el trabajo educativo que habían hecho en la niñez, la adolescencia y la juventud de sus hijos, de tal modo que ningún sistema universitario de Babilonia pudo cambiar la identidad, los valores y los principios de sus hijos. Hoy como cristianos, eso también tiene que suceder si hacemos el trabajo que Dios nos insta. (Proverbios 22:6) Dios hará su parte, los guardará, si nosotros hacemos nuestra parte: instruirlos, formarlos, prepararlos, capacitarlos y no solo vestirlos y alimentarlos.

Me entristece la deserción de cada Demas que encuentro en mis viajes (2Timoteo 4:10), me duele la caída de cada Éutico (Hechos 20:9), me impacta cada que voy pasando por un pueblo o ciudad y así como el Señor Jesús, me encuentro una madre enterrando su joven hijo (Lucas 7:12). No tendría que ser así, no, no tiene que ser así. Jóvenes, por favor no entierres el don, el talento, la ilusión, el propósito, el sueño que Dios ha puesto en tu corazón.

Si sueñas con ser un abogado, sé el mejor abogado que puedas ser para engrandecer el nombre de Dios, si sueñas con ser un médico, como San Lucas, sí, Lucas el de la Biblia, el compañero de viajes del apóstol Pablo (Colosenses 4:14), conviértete en el mejor médico que puedas ser para la gloria de Dios. ¿Y… quién sabe? tal vez te toque operar al pastor, su esposa o sus propios hijos. Ohhh!!! Qué bendición sería que si me toca ir al quirófano, el cirujano me diga, Dios le bendiga pastor, no se preocupe, Dios me ha mostrado que después de esta operación a nuestra iglesia le quedan muchos años con nuestro pastor.

Respeto tus fracasos y tus éxitos. Respeto tus desilusiones, sueños inconclusos o desencantos, si estos te han llevado al extremo de la frustración y abandono de tus sueños. Pero no por eso, debemos desvirtuar el verdadero propósito de ese combustible del alma, los sueños.  Respeto si has dejado de soñar, o no crees en los sueños como un regalo divino, como una facultad espiritual. Respeto hasta donde desees dejar o llevar tu vida. Pero quiero animarte porque Dios ha utilizado mis sueños para darlo a conocer a ÉL. Mis sueños han sido vehículo para enaltecer y hacer brillar entre las tinieblas el precioso Nombre de Jesucristo.

Así que planea, Proyéctate, Sueña, sueña, sueña, sueña sueños que lleven luz a las tinieblas, conocimiento de Dios al ignorante que vaga errante, sueños que dejen en alto el Nombre de Jesucristo, sueños altruistas, sueños que libren al hombre del infierno, y lo lleven al cielo. Sueños que hagan parte del sueño más grande, el Sueño de Jesús. Si son sueños conectados con el sueño de Dios, tendrán el poder de sacarte de tu “trono”, tu sofá o comodidad y hacerte cargar tu cruz. Ese es el tipo de sueños que en esta generación necesitamos, el Sueño de Jesús.

Dios ha puesto en tus manos, dones, talentos y ministerios que pueden ayudar al mundo entero. Como José, Daniel o Ester, tal vez la salvación de muchos dependa de la dimensión de tus sueños:

Porque si dejas de soñar absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de algún otro soñador que ponga sus sueños en las manos de Dios, ¿Y quién sabe si para esta hora tú has llegado?

Estoy seguro que en este momento ya estás más que convencido de perseguir ese sueño, pero es posible que un dilema asalte tu mente:

Pero es que yo he soñado y nunca pasa nada. ¿Le has puesto lugar  y fecha a tus sueños? ¿Dime de qué tamaño son tus sueños?
¿Sabes qué? micro sueños no te van a sacar de tu zona de comodidad. Solo grandes sueños te harán dar lo mejor de ti mismo. Sueñas sueños que a otros les daría miedo solo con imaginarlos. Sueña sueños que te saquen de la tranquilidad, sueños que no te dejan dormir, sueños que te levanten del sofá.
Sueña sueños que te conecten con el cielo, pero cuídate de soñar pesadillas que te lleven al infierno.

¿Has visto un arquitecto levantar un edificio sin planos?

Tengo advertencia final, sin sueños tu vida será meramente reactiva.Siempre serás la víctima.
Tu lenguaje será el de la queja y tu destino el que otros elijan.

Por favor no lleves una vida solo como respuesta a lo que otros digan o hagan. No te abandones en una cárcel pasiva, no te resignes y conviertas en una prisión tu propia vida.
Por el contrario, sueña, soñar te hace vivir proactivo, es decir, tú provocas, propones, persigues, ocasionas, generas, tú eres factor de cambios. A eso te llamó Dios, a ser un factor de avivamiento. Por favor aviva ese fuego del don de Dios que está en ti.

Entiende que tus sueños te ponen arriba y no abajo, tus sueños te harán pensar y actuar como cabeza y no como cola. Jamás he visto una cola soñando. Por eso los ojos están en la cabeza.  Pero muy poco sirven los ojos donde no hay un cerebro soñador. Recuerda, la visión no es una función de los ojos, sino de la mente, la visión involucra tu facultad de imaginación. Ya que no te cobran por tu imaginación. Imagina, imagina, imagina, imagina… Sueña, sueña en grande. No tienes un Dios enano. Tienes un Dios gigante……. inconmensurable.

Tus sueños te ponen en el lugar de la causa y no del efecto. Tus sueños hacen que tu vida no sea una lotería, sino un estilo de vida y ¿sabes cuándo lo notarás? Cuando comiencen a llamarte el iluso, el idealista, el soñador. El “mimado” de Dios.

Entonces, soñar es la medicina que te quitará la mentalidad de víctima, de presa pesimista y por el contrario te pondrá en el lugar de cazador de metas, conquistador de proyectos y materializador de sueños.

Tu sueños son una brújula, si no sueñas vas a vivir confundido entre la gente, extraviado en la selva de cemento. Por tanto, hoy mismo retoma la brújula, redirecciona tu vida.
Quiero concluir contándote de dónde surge el sueño del proyecto MasLideres:

La mies es mucha, los campos están blancos, listos para la cosecha, de allí la inspiración de Mi SUEÑO: Mas Obreros, Mas Pescadores, Mas Discípulos, MasLíderes.

Temas Relacionados:
Bitácora de mis Sueños
Sueña otro Sueño

Suscríbete a nuestro boletín para informarte cada vez que hayan nuevos recursos disponibles y síguenos en:
Canal de YouTube: https://www.youtube.com/c/MasLideres
FACEBOOK: https://www.facebook.com/MasLideres/
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/maslideres1
TWITTER: https://twitter.com/MasLideres1

Tu amigo y servidor
Walter Rentería Agualimpia

Walter RA

Deja un comentario